Diagnóstico 2010

Análisis y evaluación del estado de desarrollo y las carencias y necesidades de los diversos países iberoamericanos en relación con los sistemas de pronóstico, alerta y actuaciones relacionadas con los fenómenos hidrometeorológicos 

Agosto de 2010

Algunas de los diagnósticos ya se plantearon en el evento que dio origen a la propuesta de creación de PROHIMET: el “Seminario Iberoamericano sobre Sistemas de Información y Pronóstico Hidrometeorologicos”. Sus conclusiones se recogen en la denominada “Declaración de Valencia” y de la misma se extraen, por su relación con lo aquí tratado, las siguientes consideraciones:

“e) los proyectos de asistencia técnica sobre sistemas de predicción de crecidas basados en financiamientos externos, reembolsables o no, pocas veces incluyen las características propias de las cuencas, las capacidades reales del país receptor y, sobre todo, la sostenibilidad del proyecto una vez finalizado dicho apoyo externo.

f) a pesar de lo expuesto anteriormente, aun existen casos donde dificultades institucionales obstaculizan la cooperación entre los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos.”

Y de sus recomendaciones:

“c) las transferencias de tecnologías deberán incluir actividades de capacitación, proyectos de asistencia técnica, intercambio de personal, y otros mecanismos, incluyendo la búsqueda de fuentes de financiación para ello.

f) se incluyan en los proyectos de asistencia técnica los gastos de mantenimiento de los equipos por un periodo suficiente, como gastos de inversión.”

Y, adicionalmente, se recomendó la creación de una red temática, la cual se propuso para ser financiada por el programa CYTED (El Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, www.cyted.org), y así fue aceptada y puesta en marcha desde el año 2005 bajo el acrónimo PROHIMET (Red iberoamericana para el monitoreo y pronóstico de fenómenos hidrometeorológicos).

Hay que destacar aquí que el evento de Valencia contó con la presencia de 128 expertos de 22 países (Argentina, Bolivia, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Suiza, Uruguay y Venezuela), por lo que sus conclusiones son bastante representativas de la realidad iberoamericana en el sector.

En los diferentes eventos se han puesto de manifiesto reiteradamente las conclusiones del seminario de Valencia de 2004, a las que cabría añadir las siguientes que se formularon durante el curso de Santo Domingo (República Dominicana) en julio de 2005, con participación de 24 profesores de 11 países de Iberoamérica (Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador, España, Guatemala, Perú, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela):

  • La necesidad de incrementar la cooperación entre hidrólogos y meteorólogos y de ambos con otros especialistas (ejemplo: profesionales de Protección Civil)
  • La conveniencia de establecer foros nacionales e internacionales en los que regularmente se pongan en contacto los diversos especialistas

Y las de las jornadas celebradas en Antigua (Guatemala) en junio de 2006 con 35 participantes de 16 países (Argentina, Brasil, Bolivia Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Nicaragua, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela):

  • Gran parte de los problemas que se detectan están asociados a defectos en la ordenación del territorio
  • La complejidad del problema impone un enfoque multidisciplinar. Así, los especialistas en hidrometeorología pueden proporcionar información y conocimientos fundamentales para los especialistas en ordenación del territorio.
  • No aceptar visiones, análisis y diagnósticos simplistas de un problema tan complejo como el de las inundaciones y el de los desastres naturales en general.

En el taller de Mendoza (Argentina), los participantes ensalzaron la importancia de poner en práctica acciones de educación pública sobre riesgos de inundaciones, así como programas de creación de capacidades. PROHIMET asumió el compromiso de preparar material para difusión de conocimiento y experiencias.

Todo lo tratado anteriormente puede complementarse con algunas de las conclusiones de las jornadas de San Carlos (Brasil), que en mayo de 2007 reunieron a (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), que fueron recogidas en la denominada “Carta de San Carlos” y de la que se extrae lo siguiente:

  • Las incertidumbres asociadas a la cuantificación de los fenómenos, especialmente importantes en la previsión de los mismos, deben ser convenientemente tratadas por los especialistas y consideradas por los usuarios de la información.
  • Los procedimientos de información y emisión de alerta deben ser efectivos, por lo que deben ser previamente definidos en un proceso racional y ser incluidos en protocolos de actuación de cada institución.
  • Se detecta la necesidad del establecimiento de una estrecha y fluida comunicación entre profesionales especialistas en la materia y las estancias políticas, organizaciones no gubernamentales y comunidades, para contribuir conjuntamente a la mejora de la ordenación del territorio.
  • Urge la promoción de actividades de divulgación y educación que permitan a la comunidad mejorar su percepción de la amenaza (peligro) y dotarse de capacidad para involucrarse en la gestión del riesgo.
  • Los especialistas deben tratar de llegar a los medios de comunicación, usándolos como vía de transmisión de información y conocimiento a la comunidad, con la intención última de concienciar a la población de lo que se considera un precepto muy importante: que todos los ciudadanos se involucren en las diferentes acciones paliativas de las posibles consecuencias adversas de los fenómenos naturales.

Las conclusiones del taller  de Chile en octubre de 2008, al que acudieron 15 miembros de PROHIMET de 11 países (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, México, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), a lo que hay que sumar otros 15 participantes chilenos, podrían resumirse en:

  • La red debe conceder mayor importancia relativa al problema de las sequías, pues hasta la fecha el problema de las inundaciones ha tenido mayor protagonismo en las diversas actividades.
  • Son necesarios nuevos e importantes avances en gestión de recursos hídricos y en gestión de crecidas en el ámbito iberoamericano.
  • Aunque los participantes se muestran preocupados por el problema del cambio climático, que podría tener consecuencias negativas en cuanto a inundaciones y sequías en un futuro, se muestran especialmente preocupados por los problemas actuales que requieren una solución inmediata.
Entre el 30 de noviembre a 4 de diciembre de 2009 se celebra en el Salvador el "taller sobre el pronóstico hidrometeorológico y las inundaciones urbanas", en el que se reunieron 19 miembros de PROHIMET de 12 países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, España, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela que presentaron 23 comunicaciones. Se destaca la amplia participación de especialistas salvadoreños, muchos de ellos del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) del Ministerio de Medio Ambiente de El Salvador, que añadieron otras 11 comunicaciones. La singularidad de esta reunión estuvo en la participación de dos colaboradores de las redes sociales para actuación en caso de inundaciones. El número de temas tratados fue amplio, aunque se resaltó el interés o preocupación por:
  • Necesidad de mejoras en relaciones internacionales, especialmente en lo relacionado con el intercambio de datos
  • La gestión y el manejo del agua requieren mejoras.
  • El reflejo en el territorio de las características sociales de un área geográfica y de su evolución.
  • Se detectan deficiencias en mantenimiento de series históricas.

En el 2010 se celebran las jornadas sobre "Sistemas regionales de observación hidrometeorológicos. Intercambios de información" (de 19 al 23 de julio), a las que acudieron 23 miembros de PROHIMET de 11 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, España, Guatemala, Mexico, Perú, República Dominicana y Uruguay), además de 8 participantes de Costa Rica. Los siguientes puntos tratan de resumir los contenidos de presentaciones y temas discutidos:

  • Es necesario que se reconozca la importancia de las mejoras de los sistemas de medición y de pronóstico en las políticas nacionales.
  • Hay una gran necesidad de mejorar los sistemas de medidas y de coordinar acciones en ámbito internacional. Hay algunas iniciativas de acciones internacionales concretas interesantes, pero, en general, se detectan en deficiencias en este sentido.
  • Aparece un tema nuevo en la red: las enfermedades asociadas al agua. Algunos de los presentes expresaron gran preocupación por esta cuestión, pues son frecuentes sistemas de captación, distribución, tratamiento y depuración muy deficientes (o inexistentes).
  • Se detectan muchos casos a nivel mundial en los que se evidencia una necesidad de nuevos sistemas de alerta temprana para inundaciones, contaminaciones o sequías.

Además, durante las jornadas se continuó con una línea de discusión abierta con anterioridad a través de medios de comunicación digitales en torno al tema cambio climático, variabilidad climática y, principalmente, sobre las consecuencias de los anteriores en lo relacionado con agua. Cabe resaltar lo siguiente:

  • Los casos de estudio analizados por la red no permiten llegar a las conclusiones más comunes que confirmen hipótesis o proyecciones. Esto es debido a que los datos de partida no son suficientes o no tienen la calidad apropiada.
  • La naturaleza de los resultados de los modelos de estimación de proyecciones climáticas no permiten llegar a conclusiones objetivas en el campo de la hidrología. Esto es debido fundamentalmente a la escala espacial (mallas numéricas de resolución espacial muy grande) y a la falta de resultados sobre cambios en distribuciones temporales de precipitaciones a escala diaria y horaria. Esto se superpone además con grandes incertidumbres en usos de suelo, evapotranspiraciones, etc.

Las conclusiones del último evento apuntan a lo que podría ser un nuevo lema para la red: "Preparémonos para los problemas actuales y posibles situaciones futuras sobre la base de la medición de las variables relevantes que sustenten un enfoque con rigor científico-técnico"

Comments